Consejos psicológicos para parejas

Al comenzar una relación de pareja todo es color de rosa, se está enamorado y cada cosa que hacemos nos recuerda a esa persona tan especial. Queremos estar con ella todo el tiempo y su imagen nos viene a cada instante del día. Pero, poco a poco, comienzan a surgir discusiones y la llama se va extinguiendo, la relación se va deteriorando.

En ocasiones, llega un punto en el que no sabemos qué hacer y necesitamos con urgencia un cambio que nos ayude a retomar el buen camino. Si bien el tiempo no se puede echar para atrás, es posible recuperar esa sensación de plenitud que en algún momento sentisteis. En este artículo vamos a examinar varios consejos psicológicos para parejas, que te pueden ayudar a conseguir el cambio que deseas en tu relación.

Enfócate en tí mismo/a

A primera vista puede parecerte extraño, al fin y al cabo, lo que quieres es estar mejor con tu pareja, ¿no? Sin embargo, éste es el primer paso para cualquier cambio en una relación.

Centrarse en uno mismo es fundamental para mejorar la situación en la que te encuentras. Si enfocas tu atención en lo que tú puedes cambiar y no en lo que crees que el otro debe hacer, la relación saldrá beneficiada. A esto se le llama el “desarme unilateral” y se trata sencillamente de que seas tú quien dé el primer paso para cambiar.

Eso sí, hacer esto requiere mucho coraje, ya que puedes quedar en una situación de vulnerabilidad o inferioridad. Uno de los mejores cambios que puedes realizar es quitarte la idea de que tu pareja estará contigo pase lo que pase, hagas lo que hagas: las relaciones requieren trabajo y esfuerzo, y al centrarte en lo que puedes hacer estás dando el primer paso para mejorar la tuya.

Trabaja en la comunicación

La comunicación es pieza clave en una relación sana. Se ha comprobado que los patrones de comunicación son más importantes que el compromiso a la hora de mantener una relación a largo plazo.

Por supuesto, las discusiones son inevitables; sin embargo hay algunas maneras de reducir el daño que nos hacen.

Por ejemplo, al discutir, muchas personas asumen de entrada que son ellas quienes tienen la razón. Para mantener una relación estable y feliz, es importante que aprendas a escuchar y atender a lo que el otro tiene que decir sin juzgarle. Asegúrate de estarle entendiendo a la perfección y después de hacerlo, puedes dar tu opinión, siempre con un tono constructivo.

Demuéstrale que te importa

El consejo anterior estaba enfocado en reducir el daño que producen las discusiones o los malos momentos. Sin embargo, toda relación de pareja necesita razones para seguir adelante. Para esto, puedes comenzar por un hábito muy sencillo: mostrar interés.

A veces damos por sentada a la otra persona, y nos encontramos con que no nos sentimos valorados. Para cambiar esta situación, puedes empezar poco a poco: por ejemplo, en la mañana, antes de salir hacia las obligaciones del día, pregúntale qué tiene planeado; cuando te cuente una historia que le haya ocurrido, hazle más preguntas. Trata de conocer mejor a esa persona, a fin de cuentas, ¡es la persona más importante en tu vida!

Mantén la llama encendida

A veces, lo que realmente sucede en la relación es que ha perdido la magia, se ha tornado rutinaria y aburrida. Las conversaciones se reducen a los deberes del hogar y al estrés de la oficina, las salidas se limitan al supermercado, las noches se pasan frente al televisor, el móvil o el ordenador portátil.

Por extraño que parezca, un pequeño viaje al pasado os puede ayudar a avivar la llama. Trata de recordar aquellas cosas que soíais hacer en vuestros mejores momentos: el lugar en el que os conocisteis, las canciones que bailasteis juntos, las películas que os hicieron llorar, o los poemas que solíais dedicaros.

Después de pasar un rato así, os sentiréis más unidos, y podréis trabajar juntos para encontrar nuevas formas de ser felices en pareja.

Qué estudian las Ciencias Sociales

Las ciencias sociales, en términos generales, son un conjunto de disciplinas que proporcionan una comprensión de cómo funciona el mundo utilizando explicaciones sociales y de comportamiento. En contraste con las ciencias naturales (biología, química, física) que se centran principalmente en los fenómenos naturales (por ejemplo, células madre, ondas de luz o moléculas), el tema de las ciencias sociales es la sociedad misma. Los científicos sociales utilizan métodos empíricos para investigar todo tipo de comportamiento interpersonal e intrapersonal, como por qué la gente se enamora, o por qué las personas cometen crímenes. Es un excitante campo de estudio que permite a los gobiernos y organizaciones obtener información sobre cómo se comportan las personas.

En este artículo vamos a responder a la pregunta de qué estudian las Ciencias Sociales. Las tres más importantes son la Psicología, las Ciencias Políticas, y la Sociología.

Psicología

La Psicología es el estudio científico del comportamiento y de los procesos mentales. El comportamiento abarca todo lo que la gente hace que se puede observar, mientras que los procesos mentales se refieren a los pensamientos, sentimientos, motivos y otros fenómenos no observables. Las teorías psicológicas y la investigación tienen una serie de aplicaciones en la industria de negocios, entornos educativos, políticas públicas, y más.

Las principales subdisciplinas de la psicología incluyen la psicología social, de desarrollo, cognitiva, biológica, de salud, industrial / organizacional, psicopatología y psicología de la personalidad. Algunos de los temas más importantes que estudian las Ciencias Sociales pertenecen a esta disciplina.

Ciencias Políticas

La Ciencia Política aborda varias cuestiones relevantes, desde la protección de los derechos y la organización del poder dentro de los países hasta las relaciones internacionales y el terrorismo. Los cursos de Ciencias Políticas proporcionan herramientas analíticas para comprender e interpretar los acontecimientos contemporáneos e históricos, compartiendo simultáneamente ideas importantes sobre cómo se estructura, se discute y se ejerce el poder. Los cursos se basan en los principales subcampos de la ciencia política: política comparada, relaciones internacionales, teoría política y economía política.

Sociología

La sociología es una disciplina diversa, cuyo objetivo es explicar las tendencias de la sociedad y las instituciones para dar sentido a la cultura, la política y la economía. Los cursos de sociología están orientados a desarrollar el pensamiento crítico de los estudiantes sobre las causas y condiciones de los cambios en las sociedades de todo el mundo. Los cursos también abordan desafíos que nos encontramos en las distintas sociedades derivados de la desigualdad social, la migración y la urbanización.

Ahora que hemos visto qué estudian las ciencias sociales, sabemos que nos hablan del mundo más allá de nuestra experiencia inmediata y pueden ayudar a explicar cómo funciona nuestra propia sociedad, desde las causas del desempleo o lo que ayuda al crecimiento económico, cómo y por qué la gente vota o qué hace feliz a la gente. Proporciona información vital para los gobiernos y los responsables políticos, las autoridades locales, las organizaciones no gubernamentales, o para nuestra propia vida.

ciencias-sociales

Las Ciencias Sociales: Distinción

Con frecuencia escuchamos el término “ciencias sociales” sin saber a ciencia cierta a qué se refieren. Y para entender el concepto de ciencias sociales resulta necesario primeramente hacer una aproximación sobre lo que es la ciencia en general.

En efecto, la ciencia se refiere a un cúmulo de conocimientos obtenidos bien mediante la observación o el razonamiento, empleando medios que han sido sistemáticamente estructurados, por medio de los cuales puede lograrse la deducción de algunos principios y leyes que tienen carácter general, las cuales ostentan capacidad predictiva y pueden ser comprobables de manera experimental.

Ahora bien, específicamente en cuanto a las ciencias sociales, existe discusión en cuanto a su objeto de estudio; sin embargo, una de las definiciones que mayor acogida ha tenido en este sentido es la de la National Science Foundation, según la cual dichas ciencias son aquellas que ponen su énfasis en el hombre como ser social, aplicando para ello el método científico.

sociales

Por otro lado, Duverger, en su obra intitulada Métodos de las Ciencias Sociales, distingue entre dos categorías de ciencias sociales: Por un lado, la Geografía y la Demografía; y por el otro a las demás ciencias sociales (denominadas por el “sociologías particulares”), cuyo fin, según el mencionado autor, es abordar el estudio tanto de la estructura como el funcionamiento de los grupos e incluye dentro de ellas a ciertas disciplinas, señalando, no obstante, que tal lista tenía carácter enunciativo más no limitativo.

Sabio fue el mencionado autor al no establecer limitación alguna en cuanto a cuáles y cuantas serían las ciencias que, según su criterio, habrían de considerarse sociales, pues esa es una discusión que se mantiene vigente aún en nuestros tiempos. Empero, existe amplio consenso en cuanto a que actualmente pueden incluirse dentro de dichas ciencias sociales a las siguientes: Política, Sociología, Psicología, Antropología, Derecho, Economía y Geografía.

Fuentes:

Página web de la Real Academia EspañolaRecurso web. Artículo intitulado “Las Ciencias Sociales: concepto y clasificación” por los autores (GONZALEZ-MORO y CALDERO)

Blog sobre Estudios Sociales del Profesor Enrique Ramírez

intervencion-social

La ciencia de la Intervención Social

Independientemente de las diversas connotaciones que tiene la palabra “intervención”, se puede apreciar un patrón que indica que ésta resulta una acción directa hacia un campo no propio; entiéndase, cuando una persona o grupo de personas han de realizar una acción o acciones dentro de un campo que naturalmente no es el suyo.

Por otro lado, cuando unimos “intervención” y “social” obtenemos un término que indica acciones personales en otro campo humano, obteniendo como culminación final diversos resultados; como puede ser el caso de un país interviniendo en la política de otro, o el del un grupo de personas que comparten un mismo objetivo y buscan encontrar aceptación en la sociedad.

intervenir-en-sociedad

Ahora bien, a lo largo de la historia humana el concepto de Intervención Social ha incrementado en complejidad; sobre todo al considerar que cada carácter e interés democrático o autocrático que motiv dicha intervención ha de ser distinto el uno del otro en mínimamente un aspecto.

Es la realidad; y es por ello que podemos encontrar diversos rubros de clasificación que buscan encontrar patrones en dichos caracteres e intereses de manera que en situaciones históricamente cambiantes sea posible implementar las mismas estrategias.

Actualmente la intervención social procede de dos vías principales: aquella que ejercen instituciones estatales sobre la sociedad, y la originada desde la población o grupos étnicos. De cualquier manera, debemos tomar en cuenta que no todas las intervenciones pueden ser consideradas positivas; diversos hechos han probado posibles situaciones en las que la intervención social resulta en un perjuicio. Entre ellas cabe mencionar la reincidente intervención manipuladora en los años 60 y 70 del siglo pasado, donde los intereses hegemónicos eran predominantes.

En síntesis, se ha de comprender que la intervención social resulta un arma de doble filo; aunque es verdad que puede beneficiar a diversos grupos, también puede de ser utilizada en contra de estos al mantener intereses ocultos o estrategias erróneas. Y como toda ciencia, resulta una acción de prueba y error que continuamente debe ser cuestionada y ratificada.